Teléfono

638274638

Correo electrónico

info@ritualcornella.es

Horario comercial

Lun: 15:30-20:30 Ma-Vie: 10-20:30 Sab: 9:30-13:30

Dejamos atrás el invierno. Y nuestro cuerpo se prepara para ser bañado por el sol, un privilegio de nuestro clima que nos proporciona vitalidad y atractivo. Eso sí, no debemos olvidar que, tras sus agradables y beneficiosos efectos, el astro rey esconde una energía poderosísima que puede dañar nuestra piel y nuestro cabello.

Conocer a qué te enfrentas te permitirá disfrutar de su compañía, sin arriesgar tu salud ni tu aspecto. Aquí tienes las claves:

¿UVA, UVB y UVC?

Son las 3 clases de rayos ultravioletas que emite el sol. Cada uno tiene características propias. Del último nos olvidamos porque se queda retenido en las capas de la atmósfera y no llega a la Tierra.
Diferencias entre rayos UVA y rayos UVB.

Los UVA son rayos de menor intensidad, pero esta se mantiene siempre igual, haga sol o esté nublado; sea verano o invierno, mediodía o por la tarde. Pueden pasar a través del cristal, las nubes y la ropa ligera. Y llegan hasta la dermis.

Los UVB tienen una intensidad mayor, que en parte es absorbida por las capas de la atmósfera y que cambia según la estación y la hora del día. No pueden atravesar ni el cristal ni las nubes. Y alcanzan la epidermis.

Qué efectos causan en tu piel.

Los rayos UVA broncean la piel de forma inmediata. No causan quemaduras, y por eso pueden parecer menos perjudiciales, pero su penetración hasta las capas más internas de la piel es constante, a todas horas; destruyen el colágeno y la elastina, provocando el envejecimiento cutáneo y la aparición de arrugas, flacidez y manchas.

Los UVB broncean la piel de forma duradera y pueden causar quemaduras. Sus efectos se acumulan con los años, y son los responsables de un tejido cutáneo más grueso y del cáncer de piel.

Cómo puedes protegerte de estos efectos.

Tanto los UVA como los UVB pueden causar un impacto negativo en tu cuerpo, rostro y cabello, por lo que debes protegerte de ellos en cualquier época del año.
Piel. Utiliza siempre cremas que tengan un índice de protección 15, como mínimo, y pásate a un índice superior durante el verano.

En la Línea Sunage de Montibello encontrarás el producto más adecuado para ti. Porque un bonito bronceado no tiene por qué estar reñido con el cuidado de tu piel.
Cabello. Para que mantengan su mejor aspecto también en verano, y que los rayos del sol no lo resequen, es importante protegerlo en estos meses en los que tienen más potencia, y asegurarle una óptima hidratación y limpieza, libre de restos de sal y arena.

Con TREAT NATURTECH SUN CARE de Montibello, la primera línea solar Trico·Nutricional, conseguirás un cabello radiante y saludable.

Con estos consejos, ya puedes disfrutar del sol con tranquilidad

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar los servicios que se ofrecen. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat